Ayer por la tarde pude por fin pasear algo, con bastante esfuerzo al principio y despacito, pero logré ir hasta la sala de espera que está al final del pasillo. Allí sufrí un fuerte shock pues hay una magnífica vista de la playa de Sta. Cristina y había un montón de gente en la playa. Lo de no poder ir a la playa es algo que voy a echar de menos este verano, sobre todo si no estoy aun trasplantado. Desde allí hasta el otro lado del pasillo y hasta el puente que nos separa del edificio viejo del hospital, donde está la planta de oncología, a la que tanto “cariño” le tengo.

El caso es que al final conseguí hacer tres paseos a lo largo de la tarde, con mis paradas, poco a poco. Hasta en una de ellas me crucé con uno de los médicos que me trata que ya se marchaba vestido de calle y se sorprendió y alegró bastante de verme así caminando. Ya le aclaré que por falta de voluntad no iba a ser. Se marchó diciendo “Muy bien, sigue así”.

Mi objetivo es caminar algo estos tres días hasta irme el lunes a casa para probarme un poco e ir cogiendo fuerzas para poder hacer en casa una vida un poco independiente, al menos valerme por mi mismo ya sería genial, aunque veo que por las mañanas me cuesta mucho más que por las noches.

Hoy he visto a mi antiguo compañero de habitación del anterior ingreso que sigue ahí, lo saludé desde la puerta y fui lo suficientemente inteligente como para no entrar bajo el pretexto, inventado, de que los médicos no quieren que entre en otras habitaciones para evitar contagios y veo que hice muy bien porque lleva 20 días con un nuevo tubo de drenaje en la espalda y hoy le han hecho la prueba de tuberculosis en el brazo y de momento iba positiva, aunque al estar vacunado no tiene porque ser un positivo real. Ahí me di cuenta de porqué se apresuraron a darme el alta a mi la otra vez y porque ahora prefieren que esté en casa y o esté expuesto a posibles contagios hospitalarios, porque algo de eso me pareció que insinuaban.

Artículos relacionados:

  1. Al buen tiempo paseos.
  2. Despues de los paseos de la tarde
  3. Al menos un día más en el hospital
  4. En el hospital como en casa
  5. Otro día más de regalo en el hospital
6 Respuestas a “Paseos por el hospital”
  1. Xoteño dice:

    ¡Muy bien Iván, sigue así!

  2. Nacho Louro dice:

    Hola Ivan buenos días mucho ánimo, y por lo de la playa no te preocupes, esto no es normal y aún nos queda mucha lluvia. Ya verás como dentro de poco podrás ir a Santa Cristina, por lo menos a tomar una cervecita en una terraza. Un saludo.

    • Ivan dice:

      Si, la verdad es que con poder ir a una terracita ya me conformaba y en cuanto a lo de la lluvia estoy de acuerdo y menos mal, que yo con calor y aún encima encerrado en casa lo pasaré mal.

  3. Javier dice:

    No estás todavía preparado para ir a la playa… ya te ha supuesto un “shock” verlo desde la ventana del hospital, que está lejos.

    Imagínate lo que supondría para tu salud estar paseando por la orilla de cualquier playa con chicas en bikini pasando a tu lado… la saturación no sé como te quedaría, pero el corazón sufriría innecesariamente! :D

    Así que no desesperes, ya me encargo yo de pasear por la playa para evitarte sufrimientos. ;)

  4. Ivan dice:

    Ya podrás con las playas que tenéis por esa zona. Por cierto te quiero ver apuntado a la subida al Pindo post trasplante que voy a organizar, a tu edad te vendrá bien desoxidarte un poco.

  5. Javier dice:

    Los cuatro días de semana santa que no trabajo tengo que hacer el camino desde Redondela a Santiago (no por motivos religiosos)… y no será por lo que me gusta caminar pero había quedado con Loly que la acompañaba así que nada de óxido.

    Por subir al Pindo no tengo mayores problemas… yo te acompaño y te doy ánimos mientras tú llevas la mochila con comida y bebida para los dos. :D

  6.  
Deja una Respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>