Para la mayoría de la gente el TAC (Tomografía Axial Computerizada) o Scanner es más o menos conocida, pues es una prueba que se viene haciendo habitualmente en nuestros hospitales y que por definirla coloquialmente es como múltiples cortes de una parte del cuerpo vistos en formato de una radiografía y que sirve en muchos casos para detectar múltiples lesiones, entre ellas los tumores.

Lo que ya no conoce tanta gente es lo que es un PET o la combinación del PET y el TAC que viene a denominarse PET-TAC. Por eso vamos a ver primero en que consiste y como funciona un PET (Tomografía por Emisión de Positrones), pero la explicación pretende ser lo más divulgativa y comprensiva posible huyendo de términos científicos siempre que sea posible y por tanto utilizando definiciones no muy exactas desde el punto de vista científico.

¿Qué es un PET?

La Tomografía por Emisión de Positrones es una técnica no invasiva de diagnóstico e investigación ¨in vivo¨ por imagen capaz de medir la actividad metabólica del cuerpo humano. Lo que viene a decirnos esta explicación tan técnica es que es una técnica de diagnóstico por imagen que es capaz de medir la actividad en el cuerpo. Mientras que en el TAC vemos la forma de los tejidos escaneados, con el PET podemos ver cuánta actividad hay en cada tejido.

Los tumores se sabe que son grandes consumidores de glucosa debido a la alta actividad que tienen dividiéndose y expandiéndose. En esto se basa el PET, si conseguimos detectar en que partes del cuerpo hay una actividad metabólica de la glucosa más alta de lo normal podremos saber donde hay posibles tumores.

Lo que se hace con el PET es inyectar al paciente Flúor-18 que es un radiofármaco de vida media ultracorta. Dicho de otra manera, se inyecta en el cuerpo del paciente un fluor radiactivo, pero no muy radiactivo y que enseguida desaparece. Este Fluor radiactivo es capaz de unirse a las moléculas de glucosa y por tanto acumularse más donde hay más actividad de ésta, como los tejidos tumorales.

Para tener una visión más clara diremos que es el paciente el que emite radiación y la máquina, muy parecida a la del TAC es la que capta esa radiación para convertirla en imágenes. Así se escanea todo el cuerpo hasta obtener una imagen tridimensional en color que varía de color indicando más o menos actividad metabólica de la glucosa. Tonos verdes y azules para las zonas de poca actividad y zonas de tonos, amarillos, rojos, violetas y blancos para los de más actividad.

Pero tiene un problema y es que no es tan nítida la imagen como el TAC, por eso se han creado los PET-TAC que combinan ambas imágenes con la alta resolución de los tejidos del TAC y el coloreado metabolismos del PET.

Otro de los problemas de esta técnica son los falsos positivos, pues también hay un aumento de la actividad metabólica de la glucosa en las infecciones y en la inflamaciones.

Es cierto por tanto que no es una prueba infalible, pero sin duda aporta más información y es una ayuda más tanto en el diagnóstico del cáncer como en la evolución de las medicaciones, pues una vez aplicado un tratamiento sin la actividad metabólica disminuye en zonas donde era alta, esto quiere decir que el tratamiento funciona.

[youtube sQ7raVn5_WI]

No hay artículos relacionados con este.

Deja una Respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>