Estoy muy contento, porque con sólo unos días de blog, las espectativas que tenía cuando me animé a crearlo han quedado ampliamente superadas. En principio iba a ser una web para gente cercana a mi y que pudiesen estar informados de como voy, después pensé en que le serviría de ayuda a otra gente, que podría ser un buen sitio para recopilar información de noticias y artículos médicos interesantes que me pudieran servir incluso para un futuro, pero no ha sido solo eso, desde que el blog de Los Rosales publicó la noticia de la existencia de este, ha sido mucha la gente que ha entrado diariamente, después lo publicó el blog La huella digital, tutores de oposiciones (de un buen amigo y que a buen seguro siguen ex-alumnos míos), el facebook, las asociaciones de fibrosis quística, la de trasplantados de valencia, con lo cual el proyecto casero ya se me escapó de las manos y ha tenido bastante repercusión.

Pero lo mejor de todo ha sido el entrar en contacto con la gente que ha ido abriendonos camino a los que ahora tenemos que pasar por un trasplante pulmonar, la para mi mítica Sandra Campos, pues su caso fuero el primero que seguí y del que obtuve mucha información para buscar el ansiado trasplante, el testimonio de Olaia toda una recordwoman en esto del trasplante, de Jordi, de Patxi… Me han venido bien sus testimonios y sus consejos, pues aunque cada trasplante, como se reacciona y como se vive él varían mucho de unas personas a otras,  pero me vendrán bien para intentar estar lo mejor preparado posible mentalmente, ese es un trabajo que he de hacer yo, el resto del trabajo ya lo van a hacer los médicos, en los que confío ciegamente.

Y por si todo esto fuera poco, es que además me lo paso pipa haciendo el blog, escribiendo sobre lo que más me apasiona, que es mi aventura médica, porque tenía que decidir entre que me amargase o me apasionase, yo soy así, por eso decidí implicarme al máximo, aprender,  conocer mi enfermedad para saber convivir con ella, para salvarme la vida. También me está viniendo bien para airearme y sacar todo lo que llevo dentro, por eso quizá me siento tan en paz y tan tranquilo, porque el miedo y el sufrimiento, que llegarán, que lo hagan sólo cuando sea estrictamente necesario, que no estoy para perder el tiempo sin vivir de la mejor manera posible.

 

Artículos relacionados:

  1. Al fin me decido
  2. Ya no hay vuelta atrás.
4 Respuestas a “Los objetivos del blog más que cumplidos”
  1. Olaia dice:

    Aquí la recordwoman (¡me ha encantao el palabro!)

    Me alegra un montón que tus objetivos se hayan cumplido y superado. Por lo que a mí respecta, sólo te he contado una milésima parte de mi historia trasplantil. No quiero ser un coñazo, así que iré dosificando mis batallitas para que les vayas dando unas vueltas poco a poco.

    Hoy me he acordado de algo: ahora con nuestros blogs, facebooks, twitters y demás estamos en contacto con la gente que queremos en el momento, pero antes era diferente. Cuando supe que tenía que quedarme en Valencia para esperar el trasplante, pedí una cosa a mis amigos: que me escribieran cartas. Cada día esperaba con impaciencia el momento en que mi madre me traía la correspondencia. Algunos días tenía una, otros dos, bastantes veces ninguna pero muchos días eran tres y cuatro. En total, en los 4 meses que estuve allí recibí 170 y pico cartas, ¡y contesté a todas y a más! A falta de internet, era en lo que gastaba mis tardes para desconectar de la fisio-rehabilitación de la mañana.

    Y hablando de cartas, escribí una en el rato en que esperaba para entrar a quirófano. Me avisaron a mediodía, y después de prepararme, hacerme la última analítica, ducharme y demás, estuve una horita, desde las 7 a las 8 de la tarde, sin hacer nada, así que escribí una carta y justo al entrar a quirófano pedí a mi madre que se la hiciera llegar a quien ella considerara. Hizo unas fotocopias y las mandó a Bilbao a mis amigos, familia y demás. Por ahí tengo una copia, de vez en cuando me emociona leerla (aunque me da un poco vergüenza, no lo niego) Muchos amigos la tienen guardada desde entonces. Son anécdotas que te hacen sonreir cuando piensas en aquellos días, ¡no todo van a ser recuerdos de una habitación de hospital!

    Seguiremos informando…

  2. Ivan dice:

    Me parece interesantísimo todo lo que nos cuentas, por ejemplo el cambio tecnológico que ha habido desde tu trasplante hasta ahora, de las cartas manuscritas hemos pasado al Ipad (bueno yo al Ipad todavía no)

  3. Olaia dice:

    Pues relacionado con esto, y hablando de cambios, otra curiosidad:

    cuando empecé a escribir unos días después del trasplante, todavía en el hospital, noté que no me salía mi letra de siempre. No era capaz de escribir como había escrito hasta entonces. Mi letra era más pequeña, más redonda… no sé, distinta. Era una sensación muy extraña, como si estuviera escribiendo otra persona con mi mano.

    Unos años después, me dio por leer libros de grafología (de repente me da por una cosa y no paro de hacer o leer cosas relacionadas con ellos, hasta que me canso y me da por otra), y descubrí que cuando hay un cambio muy importante en la vida de alguien puede cambiar su manera de escribir. La verdad es que me quedé más tranquila, porque para mí mi caligrafía siempre ha sido algo muy mío, vamos, que doy mucha importancia a “mi letra”, a mi manera de escribir, es algo que relaciono mucho conmigo y mi personalidad, y me había quedado un poco pa´Tudela con el tema.

    Ah, yo tampoco tengo Ipad todavía… pero llegará (mi marido es caprichosito con esto de las cosas tecnológicas, y temo que en cualquier momento me comunique que no puede seguir viviendo sin la tabletita de marras)

    ¡Un abrazo!

  4. Ivan dice:

    Es curioso, pero no se a que se puede deber, de ser así, habría que saber si le pasó a más gente lo que te ha pasado a ti.

    En mi caso dudo que me cambie mucho la letra y en caso de que me cambie en todo caso sería para mejor, es que en realidad poco escribo ya a mano.

    Aprovechando para hacer un chiste friki-tecnológico, lo que me preocuparía es más si me cambia la fuente, no soportaría que de Calibri mi escritura cambiase a Comic-sans. Los entendidos en tipografía y seguidores del blog de microsiervos sabrán a que me refiero.

  5.  
Deja una Respuesta

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>